Cuerpos atléticos en función al deporte que se practica

Facebooktwittergoogle_plus

La alimentación es fundamental en los deportistas de élite, que necesitan tener una dieta equilibrada y acorde a sus exigencias para destacar entre los mejores del mundo. El cuerpo es su instrumento de trabajo y están obligados a dotarlo de los productos adecuados para rendir a un alto nivel. Cristiano Ronaldo es una referencia en el mundo del deporte y uno de los deportistas que más destacan por su cuerpo. El jugador de la Juventus de Turín, que ha ganado cuatro de las últimas cinco Champions League con el Real Madrid, cuida minuciosamente su forma física y siempre es uno de los favoritos a la bota de oro en casas de apuestas como 888Sport.es, además de ser uno de los futbolistas con más seguidores en el mundo. Tiene 147 millones de fans en Instagram y 75 en Twitter. La revista Sports Illustrated señaló en 2017 que Crisitano Ronaldo era el deportista más en forma del mundo.

El baloncesto también genera grandes cuerpos fruto de un entrenamiento minucioso y una buena dieta. El jugador de la NBA Lebron James es un buen ejemplo de ello. Mucho gimnasio y una correcta alimentación han perfilado un baloncestista brillante, con un salto espectacular y una técnica sobresaliente.

Fútbol y baloncesto, evidentemente, no son los únicos deportes que generan figuras atléticas. La mejor referencia española en cuerpo en perfectas condiciones y que mejor lo optimiza es el tenista Rafa Nadal. Ganador de 17 Grand Slam, el de Manacor es otro ejemplo de culto al cuerpo y un rendimiento brillante en su deporte, en este caso el tenis. Nadal ha conseguido equilibrar condición física con capacidad técnica para convertirse en uno de los mejores tenistas de la historia. Su amigo y rival en las pistas, Roger Federer, también es un modelo de cuerpo diez. No presenta voluminosos músculos, pero su esfuerzo diario y un buen cuidado le permiten ofrecer uno resultados magníficos. Su edad, 37 años, y una lesión de rodilla en 2016 no han sido obstáculos para seguir rindiendo a un gran nivel cuando se trata del tenista más laureado desde el inicio de este deporte. En el mundo del tenis, otro ejemplo, en este caso femenino, es el de Serena Williams. La norteamericana ha sabido sacar partido a su corpulencia con un gran trabajo de entrenamiento detrás, sin caer en los excesos. Su embarazo no la ha privado de volver con fuerza, disputando finales de Grand Slam.

En el deporte femenino también destaca la gimnasta norteamericana Simone Biles, que logró cinco medallas de oro en Río 2016. Con su 1,49 metros, Billy puede ser pequeña, pero gracias a un riguroso entrenamiento ha alcanzado una figura perfecta que le permite ser la gimnasta más en forma del momento y, si es capaz de gestionar el éxito y continuar por el mismo camino, la mejor de la historia. Un ejemplo opuesto al de Serena Williams, pero con idéntico resultado. Mientras que la tenista ha sabido crear su cuerpo perfecto pese a su tamaño y corpulencia; para Biles su altura no ha sido un impedimento para lograr una figura ideal que le sitúa en lo más alto de su deporte.

Facebooktwittergoogle_plus

No se admiten más comentarios